La Vuelta Al Mundo en 80 Dias (Los Grandes Clasicos by Jules Verne

By Jules Verne

Readers will get pleasure from gaining knowledge of the classics via those superbly packaged and cost effectively priced variations of recognized works of literature from worldwide. a number of classes, topics, and authors are represented. Los lectores tomar?n un gran placer en descubrir los cl?sicos por estas bellas y econ?micas ediciones de literatura famosa y common. Se representa una variedad de ?pocas, temas, y autores.

Show description

Read or Download La Vuelta Al Mundo en 80 Dias (Los Grandes Clasicos Ilustrados) (Spanish Edition) PDF

Best classics books

Write Your Own Fantasy Story (Write Your Own series)

To be used IN faculties AND LIBRARIES simply.

Lake Charles: A Mystery Novel

Ed Lynskey, probably the most acclaimed smooth crime noir authors, returns to the Smoky Mountains with a brand new hardboiled story of homicide, ardour, and severe motion.

Gulliver's Travels (Barnes & Noble Classics Series)

Gulliver's Travels, by means of Jonathan quick, is a part of the Barnes & Noble Classics series, which bargains caliber versions at cheap costs to the coed and the overall reader, together with new scholarship, considerate layout, and pages of rigorously crafted extras. listed below are the various outstanding beneficial properties of Barnes & Noble Classics: All variations are fantastically designed and are published to stronger standards; a few contain illustrations of old curiosity.

Extra resources for La Vuelta Al Mundo en 80 Dias (Los Grandes Clasicos Ilustrados) (Spanish Edition)

Example text

Mister Fogg se acercó de nuevo al indio, cuyos ojuelos encendidos por la codicia dejaron ver que no se trataba para él sino de una cuestión de precio. Phileas Fogg ofreció sucesivamente mil doscientas libras, después mil quinientas, en seguida mil ochocientas, y por último dos mil. Picaporte, tan coloradote de ordinario, estaba pálido de emoción. A las dos mil libras el indio se entregó. —¡Por mis babuchas —exclamó Picaporte—, a buen precio hay quien pone la carne de elefante! Arreglado el negocio, ya no faltaba más que guía, lo cual fue más fácil.

Denegación también. ¿Cuarenta libras? Siempre la misma denegación. Picaporte brincaba a cada puja. Pero el indio no se dejaba tentar. Era una buena suma, sin embargo. Suponiendo que el elefante echase quince horas hasta Allahabad, eran seiscientas libras lo que producía para su dueño. Phileas Fogg, sin acalorarse, propuso entonces la compra del animal y le ofreció mil libras. El indio no quería vender. Tal vez el perillán olfateaba un buen negocio. Sir Francis Cromarty llevó a mister Fogg aparte y le recomendó que reflexionase antes de excederse Phileas Fogg respondió a su compañero que no tenía costumbre de obrar sin reflexión, que se trataba, en fin de cuentas, de una apuesta de veinte mil libras, que ese elefante le era necesario, y que aun pagándolo veinte veces más de lo que valía, lo poseería.

Muy luego el guía se detuvo en la extremidad de un claro alumbrado por algunas antorchas. El suelo estaba cubierto de grupos de durmientes entorpecidos por la embriaguez. Parecía un campo de batalla sembrado de muertos. Hombres, mujeres, niños, todo allí estaba confundido. Algunos había aquí y acullá que dejaban oír el ronquido de la embriaguez. 33 La Vuelta Al Mundo En 80 Días Julio Verne En el fondo, entre las masas de árboles, se alzaba confusamente el templo de Pillaji; pero, con gran despecho de parte del guía, los guardias del rajá, alumbrados por antorchas fuliginosas, vigilaban la puerta, paseándose sable en mano.

Download PDF sample

Rated 4.11 of 5 – based on 38 votes